Acicafoc

Llámenos:+506 2236-6217

Escríbanos:oficinaregional@acicafoc.org

Dirección: Moravia, San José, CR

Category: Blog

Comunidades Indígenas Kaqchiqueles, fortalecen sus conocimientos en gestión productiva, organizativa, formativa y acceso a mercados

Comunidades Indígenas Kaqchiqueles, fortalecen sus conocimientos en gestión productiva, organizativa, formativa y acceso a mercados

La asociación de Desarrollo Productivo y de Servicios Tikonel, se encuentra ubicada en el corredor biológico del altiplano guatemalteco (zona de Chimaltenango, cerca de la ciudad capital) área en donde la población predominante es indígena Maya.

En la implementación del Subproyecto: “Comunidades Indígenas Kaqchikeles empoderadas económicamente”, ejecutado Mediante el Programa Agrobiodiversidad Indígena y Campesina en Centroamérica (PAICC) Financiado por el ministerio de Cooperación Alemania a través del Banco KFW, se logró el fortalecimiento de los productores Indígenas locales, en temas de Encadenamiento Productivo, costo de producción, acopio, comercialización e incentivos forestales.

Se elaboró un plan de negocios empresarial enfocado en la unidad productiva de artículos maderables y no maderables, el cual tiene como objetivo aumentar las ventas y así asegurar ingresos a las familias de la comunidad que actualmente laboran en dicha unidad.

Se logró la participación en Expo mueble y New World Crafts, las cuales son dos exposiciones de productos en madera y artesanías, en donde se realizó el lanzamiento de la nueva colección de productos textiles artesanales y artículos de madera. Los artículos de madera son   producidos de árboles de diámetros menores y raleos de plantaciones forestales.

Se mejoraron las capacidades locales en el manejo y control de la producción mediante tres eventos de capacitación a 12 carpinteros-as, en seguridad industrial, seguridad humana y organización del lugar de trabajo utilizando la herramienta de 5’s (seleccionar, ordenar, limpiar, estandarizar y sostener).

Otra de las actividades implementadas en el desarrollo del subproyecto fue la elaboración de 3 planes de Desarrollo Empresarial los cuales comprendieron actividades emprendedoras de elaboración de concentrado para aves, producción apícola y producción de frutales, específicamente melocotones, toda esta producción desarrollada por grupos de mujeres que habitan en el área rural de San Martín Jilotepeque.

Actualmente Tikonel, se encuentra en proceso de iniciar con la construcción de un centro de negocios y de formación, el cual tendrá entre sus funciones facilitar la gestión productiva, organizativa, formativa y gestionar accesos a mercados dirigido a los emprendimientos.

Durante el desarrollo de las diferentes actividades del subproyecto, Tikonel, ha fortalecido los conocimientos y beneficiado a 265 personas de forma directa y más de 2000 personas de forma indirecta en 13 comunidades de San Martín Jilotepeque, Chimaltenango, Guatemala.

 

El Santuario, continua con sus actividades productivas, pese a las adversidades ocasionadas por la pandemia del COVID-19

Los habitantes del Santuario, Choluteca, Honduras, en vista de diversas necesidades en su comunidad se vieron en la necesidad de organizarse mediante la Empresa de Servicios Múltiples Unidad Fe y Esperanza (ESMUFES), para poder gestionar recursos y cubrir necesidades básicas en su comunidad, fue así como en el año 2017 logran el contacto con la Asociación Coordinadora Indígena y Campesina de Agroforestería Comunitaria Centroamericana (ACICAFOC), quien les ha brindado apoyo con el Subproyecto, Santuario: comunidad Hondureña con Practicas de producción bajas en carbono.

Gracias a este Subproyecto los miembros de ESMUFES, han recibido asistencia técnica en diferentes áreas productivas, actividad que ha permitido aprovechar al máximo los recursos disponibles y diversificar la producción hortícola con diferentes hortalizas entre ellas tomate, chile, yuca, camote, frijol ejotero, zanahoria, cebolla, remolacha y otras especies como Sandia, ajonjolí, cacahuate y lo tradicional maíz y frijol.

Es importante mencionar que, el área programada para la siembra y producción de hortalizas, ha sido ampliada, después de haber visto buenos resultados productivos, lo que ha permitido dinamizar y diversificar la producción, garantizando la seguridad alimentaria de los miembros de su comunidad y de las comunidades vecinas, ya que al aumentar las áreas productivas también aumenta la producción, lo que ha permitido obtener recursos económicos mediante la venta de hortalizas, permitiendo seguir invirtiendo en insumos para mantener una producción continua.

A pesar de las restricciones y medidas preventivas, tomadas por las autoridades Hondureñas, para tratar de frenar los efectos de la pandemia ocasionada por el COVID-19, los directivos y socios de ESMUFES, han tenido varias ventajas para seguir trabajando, una de ellas es vivir en una comunidad alejada de la ciudad y de centros de aglomeración y por otro lado las actividades agrícolas no se han detenido por que el desplazamiento se lleva a cabo en la misma comunidad y cada socio en su parcela, lo que les permite desarrollar sus actividades, respetando el distanciamiento social. Los miembros de ESMUFES, se han esforzado por mantener las acciones productivas, garantizando la seguridad alimentaria y una mejor nutrición para sus habitantes incluyendo una alimentación más variada y nutritiva.

Ante estos resultados los habitantes de la comunidad en general continúan trabajando para mejorar sus condiciones de vida, con la visión de poder accesar al mercado y obtener mejores ganancias en sus productos, por otro lado sienten la iniciativa de seguir ampliando las áreas productivas, pues consideran que es un rubro que les va a ayudar a salir de la pobreza, y que no ha sido explotado en su comunidad, razón por la cual agradecen el apoyo recibido mediante el Subproyecto El Santuario: Comunidad Hondureña Baja en Carbono,  implementado a través de Programa “Manejo Integrado de Recursos Naturales con Pueblos Indígenas en Centroamérica (PMRN)” Financiado por el Ministerio de Cooperación Alemana a través del Banco KFW y ejecutado por ACICAFOC.

 

El Santuario, continua con sus actividades productivas, pese a las adversidades ocasionadas por la pandemia del COVID-19
Trabajando por una mejor calidad de vida a través de la agricultura tradicional diversificada y prácticas silvopastoriles en la comunidad Maya Mopan, al sur de Belize

Trabajando por una mejor calidad de vida a través de la agricultura tradicional diversificada y prácticas silvopastoriles en la comunidad Maya Mopan, al sur de Belize

Mayan Future Group, es una organización de base comunitaria que se encuentra en la comunidad Maya Mopan, en el Distrito de Stann Creek, al sur de Belize, actualmente está conformado por indígenas Mopán Maya. Este grupo trabaja para mejorar la calidad de vida de los jóvenes, las mujeres y los ancianos de la comunidad brindándoles oportunidades educativas, seguridad alimentaria y la generación de ingresos.

A través del programa de Agrobiodiversidad Indígena y Campesina en Centroamérica (PAICC) financiado por el ministerio de Cooperación Alemana a través del Banco KFW, en la ejecución del subproyecto: Comonil Meyaj (trabajando juntos). Mayan Future Group, ha logrado establecer sistemas de producción diversificados y tradicionales mediante la siembra de cacao, naranja y bambú en 33 acres (13 hectáreas) de tierra. Además de Implementar prácticas silvopastoriles a través de la construcción de corrales para cerdos y gallineros para pollos de producción de carne, mediante estas actividades se mejora la calidad de vida, generando ingresos económicos, lo que trae mejores oportunidades para la población de la comunidad.

 Gallinero para pollos de producción de carne
Gallinero para pollos 

El subproyecto: Comonil Meyaj (trabajando juntos) contempla tres actividades más, que son la construcción de un hostal, construcción de una tienda de artesanías y capacitación a 2 miembros como guías de turismo, pero por los efectos negativos que ha traído el COVID-19 en la economía familiar, se está replanteando cambiar estas actividades, por siembra de maíz, hortalizas, construcción de más gallineros y compra de gallinas. La pandemia es una realidad y es importante priorizar la seguridad alimentaria de los miembros del grupo y la comunidad Mayan Future Group.

Este subproyecto ha traído grandes beneficios a los miembros de Mayan Future Group y la comunidad Maya Mopan, porque las oportunidades de trabajo son mínimas en la zona, ya que las grandes granjas se dedican al cultivo de cítricos y banano y el uso de productos químicos por estas empresas se está convirtiendo en un problema para las comunidades circundantes. Los cultivos orgánicos y la cría de animales orgánicamente para el consumo local son de suma importancia para la comunidad y sus alrededores.

 

 

Mujeres Garífunas Fortalecen sus Capacidades para Mejorar la cadena de Comercialización del Cazabe

Binadu Uwenedu, es una empresa Asociativa de producción de yuca y procesamiento de cazabe, ubicada en la comunidad de Ciriboya, Iriona, Colón, Honduras; las socias son mujeres y madres solteras con edades entre 15 a 80 años, que luchan día a día por mejorar sus condiciones de vida.

El objetivo del grupo siempre fue la gestión de una fábrica para producción de cazabe en la comunidad, mismo que fue posible gracias a la ejecución del Subproyecto: Infraestructura Productiva Ancestral Hawenedum Wuriñan, con fondos del ministerio de Cooperación Alemana a través del Banco KfW mediante el Programa de Agrobiodiversidad Indígena y Campesina en Centroamérica(PAICC), ejecutado por ACICAFOC.

Con el subproyecto se ha logrado construir una Agroindustria que brinda los servicios de rallado de yuca y secado de harina, con las condiciones sanitarias requeridas por SENANA y otros certificadores en el país, lo anterior para aumentar la productividad y mejorar la comercialización del cazabe y por ende aumentar el ingreso de las familias socias de la organización.

A finales del 2019 con fondos del subproyecto: Infraestructura Productiva Ancestral Hawenedum Wuriñan, se establecieron 12hectareas de cultivos agrobiodiversos para la producción de cazabe, y otras variedades como tubérculos y musáceas básicos en la dieta Garífuna. En este momento de carencia de alimentos, debido a la pandemia del COVID-19, estos cultivos están sirviendo para subsidiar las necesidades alimenticias de las familias, la cosecha está siendo destinada para el autoabastecimiento del hogar, intercambio y el remanente para la venta. Las mujeres Garífunas han manifestado que, gracias a esta inversión las familias no tienen limitaciones de materia prima para procesar Cazabe y vegetales para la dieta en los hogares.

Desde el Caribe hondureño, con mucho esfuerzo y entusiasmo estas Mujeres Garífunas, actualmente trabajan en una modalidad de patios productivos donde cada socia, siembra en su patio cultivos varios para garantizar la seguridad alimentaria de sus familias, estos patios cuentan con variedades de 6 a 16 especies en áreas menores de 50 metros.

Otro beneficio logrado con el subproyecto fue un largo proceso de capacitación para fortalecer las capacidades de las mujeres socias, las mismas han implementado una serie de actividades orientadas a la revitalización de formas propias de producción de cazabe mediante el fomento de la agroindustria local.

Uno de los desafíos más notables que la empresa atraviesa es la comercialización de su producto. La mayor fortaleza que tienen está en la gran variedad de productos que pueden obtener de la yuca, pero sin un mercado estable es difícil que el grupo se consolide. Actualmente estas mujeres comercializan su casabe en la comunidad y, ocasionalmente, tienen pedidos para eventos.

Habíamos proyectado certificar la empresa para poder acceder a mercados especializados, sin embargo, el Covid-19, ha aplazado el proceso de tramites de certificación, nos indica la presidenta de la organización comunitaria

 

Mujeres Garífunas Fortalecen sus Capacidades para Mejorar la cadena de Comercialización del Cazabe
Agricultores en Choluteca, Honduras, hacen frente al cambio climático y la crisis del COVID-19 mediante la producción ecológica y la diversificación de cultivos

Agricultores en Choluteca, Honduras, hacen frente al cambio climático y la crisis del COVID-19 mediante la producción ecológica y la diversificación de cultivos

La Asociación de Comités Ecológicos del Sur de Honduras (ACESH), está conformado por los Comités de Defensa para la Naturaleza (CDN), que promueven  el uso y preservación de las semillas criollas, para conservar la agrobiodiversidad.

ACESH, con sus organizaciones de base y su trabajo de incidencia han logrado que el Municipio de Concepción de María en Choluteca, reconozca que las Semillas Criollas son patrimonio del Municipio.

La asociación tiene como objetivo mejorar las condiciones de vidas de las familias mediante el empoderamiento de los agricultores y agricultoras en la producción ecológica, la diversificación de cultivos, con la incorporación de aplicación de abonos e insecticidas naturales, así como la recuperación y protección del bosque seco de la zona de intervención.

A través del programa de Agrobiodiversidad Indígena y Campesina en Centroamérica  (PAICC), financiado por el Ministerio de Cooperación Alemana a través del banco KFW y ejecutado por ACICAFOC, ACESH, está ejecutando el subproyecto “Seguridad alimentaria mediante el establecimiento de bancos de semilla criollas como medida de adaptación al cambio climático”.

Por medio de este subproyecto se ha logrado la Agrobiodiversificación de 100 hectáreas con Maíz, Frijol Rojo, Alacín, camoté, Yuca, Guineo manzana, chatas, zacate de limón, Valeriana, Jengibre, Sábila, Siguapate, Naranja Valencia, Mango Jade, Anona, mamon, Limón y Curarina.

La Construcción de 14 bancos de semilla que se encuentra uno por comunidad.

Los Bancos de semilla es una iniciativa implementada por las comunidades rurales para administrar de forma colectiva la reserva de semillas, necesarias para la siembra de cultivos.

Se han realizado talleres de fortalecimiento, inclusivos y participativos bajo la metodología de aprender haciendo, para preparar parcelas, elaboración de abono y fungicidas ecológicos.

Además, se donó un kit de herramientas (Piocha, barra, palas, azadones) de trabajo a los productores y productoras beneficiados con este subproyecto.

Mediante estas acciones se está garantizando que 285 familias ubicados en 14 comunidades, pertenecientes al municipio de Concepción de María, en Choluteca, Honduras, cuenten con conocimientos, apoyo técnico, semillas criollas, material vegetativo resistente y bancos de semilla para asegurar las futuras siembras en sus parcelas.

Estas acciones han mejorado la calidad de vida de los beneficiarios que participan en la ejecución del subproyecto, también están asegurando la alimentación de las familias beneficiarias ante la difícil situación de emergencia sanitaria COVID 19, que está cruzando Honduras.

Rehabilitación del Banco Fitogenético de Semillas en el CURLA, una realidad, gracias a los fondos provenientes del Programa Agrobiodiversidad Indígena y Campesina en Centroamérica

En la zona norte de Honduras, en las Instalaciones del Centro Universitario Regional del Litoral Atlántico (CURLA), se ejecuta el subproyecto Rehabilitación del Banco Fitogenético de Semillas, un subproyecto innovador por la importancia que tienen los bancos de germoplasma o bancos de semillas, para producir y distribuir materiales de propagación, tales como semillas, estacas,  plantas, yemas, varetas; para responder a las necesidades creadas por el fomento de las actividades de desarrollo agroforestal y garantizar la sostenibilidad de la soberanía y seguridad alimentaria.

La Rehabilitación del Banco Fitogenético de Semillas, se ha convertido en una realidad, gracias a los fondos provenientes del Programa Agrobiodiversidad Indígena y Campesina en Centroamérica (PAICC), ejecutado por ACICAFOC,  y  financiado por el ministerio de Cooperación Alemana a través del Banco KfW.  Este subproyecto ha realizado varias actividades, entre ellas: El Acondicionamiento del banco de Germoplasma con equipos técnicos especializados, la adquisición de accesorios y equipos de laboratorios, para salvaguardar especies y variedades de cultivo y así poder capacitar en técnicas de propagación y manejo de cultivos a  estudiantes de la universidad, técnicos  y agricultores de la zona.

Instalación del Trasformador
Instalación del Trasformador

Se han restaurado las fuentes de energía de alta tensión (instalación de un trasformador) junto con la adquisición de un generador, cuya finalidad es suplir la energía eléctrica dada a los fuertes racionamientos de este servicio en la ciudad y se realizó la instalación de un cuarto frio, para almacenar las semillas, en donde se realizará la preservación y mantenimiento de material vegetativo bajo condiciones ambientales controladas de manera que permanezcan disponibles y viables.

La inversión de la Cooperación Alemana, a través del Banco KfW, en este subproyecto es de trascendencia nacional e internacional para el CURLA, por ser una academia que proporciona el pan del saber a más de 3,000 estudiantes cada año, provenientes de todos los departamentos de Honduras. Rehabilitación del Banco Fitogenético de Semillas, es una modalidad de subproyecto muy interesante, al ser la primera Universidad/academia que ejecuta un subproyecto como organización beneficiaria.  Otra novedad de este subproyecto es que el CURLA, como academia ha ofrecido a las organizaciones beneficiarias de Subproyectos de PAICC, la asistencia técnica especializada, donaciones de variedades y capacitaciones como diplomados, talleres de capacitación sobre manejo agronómico y conservación de los recursos filogenético y material genético, entre otras acciones conjuntas con OBs a nivel nacional.

Generador de Energía Eléctrica
Generador de Energía Eléctrica

La Secretaria de Agricultura y Ganadería de Honduras ha delegado la responsabilidad a el CURLA, de ser la institución que salvaguarde la reserva fitogenética del país. Gracias a este subproyecto a inicios del año 2021 se espera trasladar a el  CURLA,  genética de más de 5000 semillas ortodoxas, recalcitrantes, para beneficiar a agricultores, centros educativos, investigadores entre otros que usen el servicio de este Banco de germoplasma.

Rehabilitación del Banco Fitogenético de Semillas en el CURLA, una realidad, gracias a los fondos provenientes del Programa Agrobiodiversidad Indígena y Campesina en Centroamérica
Langosta, una Amenaza para la Seguridad Alimentaria del Territorio Garífuna en Iriona, Colón, Honduras

Langosta, una Amenaza para la Seguridad Alimentaria del Territorio Garífuna en Iriona, Colón, Honduras

El territorio Garífuna se encuentra ubicado en el municipio de Iriona, Colón, Honduras, sus principales actividades económicas giran alrededor de la agricultura representando un 52 % (la siembra de musáceas, tubérculos entre otros cultivos), 35% de la pesca, 6% de las artesanías y 7% de comercio y otras actividades.  La agricultura etno-garifuna se basa fundamentalmente en la agricultura de subsistencia, la producción está orientada a la alimentación familiar; con una marcada división social del trabajo.

Sin embargo, entre algunas de las incertidumbres que atraviesan los agricultores actualmente es la presencia de la langosta en las parcelas productivas de las familias Garífunas. Mediante una visita rápida de campo se encontraron langosta en las comunidades de la Costa de Iriona, con mayor efecto de devastación en Cusuna, Punta piedra y Ciriboya. Lo anterior ha provoca en los agricultores de la región una gran preocupación, porque su único medio de sobrevivencia se origina de la tierra, especialmente en el cultivo de tubérculos, plátanos, cocos y otros.

Un monitoreo de campo en varias parcelas en el municipio, ha demostrado la presencia de la plaga de langostas en yucales, pastizales, maizales, entre otros cultivos. Con mayor efecto en las parcelas de monocultivo. Sin excepción; entre parcelas ubicadas en valles, cercanos al mar y las parcelas en sierras o cuesta arriba. Según algunas declaraciones de productores, no es la primera vez que la langosta afecta las parcelas en la zona, pero en antiguos brotes solo eran atacadas las parcelas establecidas en las montañas y no en los trabajaderos que están cerca de la playa. En esta ocasión la devastación es uniforme, por lo que ese cambio de hábitos en esta plaga genera inquietud entre los pobladores de la región.

Ya existe pérdidas totales de cultivos, con mayor devastación en la yuca y los pastizales, la peligrosidad de la langosta en el territorio Garífuna radica en su forma de desplazamiento, rápidamente conquistan nuevas parcelas, arrasando con todo a su paso. Además, las condiciones ambientales en el municipio son propicias para su desarrollo, por lo que pueden permanecer durante meses y recorrer grandes distancias.

Los agricultores de las zonas más afectadas nos indican que aumenta la preocupación por la ubicación geográfica del territorio en el país, por la lejanía a la ciudad, el Estado tiene en abandono la región por lo que descartan la posibilidad de ser parte de cualquier plan de contingencia Nacional. “Sabemos que los Garífunas estamos muy lejos de ser beneficiarios de apoyo financiero y otros esfuerzos de prevención y control de langosta comandado por el Gobierno. Nos queda poner en práctica y aumentar los saberes en cuanto a la elaboración de foliares/insecticidas entre otras acciones comunitarias para salvaguardar los cultivos en los territorios Garífunas”, nos comentó Sandra Suazo, socia de Binadu Uwenedu.

ACICAFOC, apoyando a las comunidades rurales y su sensibilidad por el buen vivir de los campesinos, indígenas, afrodescendientes, productores y agricultores; está identificando sus organizaciones beneficiarias afectadas por la devastación agrícola causada por la langosta. Desde los subproyectos se adoptan algunas medidas de protección y de control, los productores están atentos a sus cultivos, el uso de algunos insecticidas orgánicos, la variación del calendario agrícola, control de brotes iniciales entró otras acciones, con el objetivo de disminuir su reproducción, evitar la dispersión, lograr una merma del nivel poblacional y así asegurar la seguridad alimentaria de las familias Garífunas.

Productores de miel de abeja en Chalatenango, El Salvador cuentan con una gran ventaja para hacer frente a la crisis generada por el COVID-19

La seguridad alimentaria es fundamental para asegurar un mejor desarrollo de la población; una alimentación suficiente, diversa y nutritiva contribuye a fortalecer el sistema inmunológico de las personas e incrementar su capacidad de enfrentar enfermedades. Con la afectación de la pandemia COVID-19 a nivel mundial, es inevitable no pensar en la seguridad alimentaria; por lo que se vuelve necesario prepararnos para enfrentar estas consecuencias, que desde ya comienzan a hacer estragos en las familias más vulnerables.

La pandemia ha frenado el desempeño de las labores productivas, debido a las medidas restrictivas impuestas por el gobierno de El Salvador, para evitar la propagación del virus, lo que ha provoca el debilitamiento del sector agropecuario. Pese a esta situación la cooperativa ACOPIDECHA, en el Municipio de Nueva Concepción, Departamento de Chalatenango,  cuenta con una gran ventaja para hacer frente a esta crisis.  La planta de procesamiento de miel de abeja, que facilita el trabajo de envasado,  lo que permite que de forma inmediata se pueda responder a las exigencias del mercado, no solamente local sino también internacional, esto gracias al subproyecto: “Encadenamiento Productivo de la Miel de Abeja para el Acceso a Nuevos Mercados Internacionales” .

Mediante la intervención  del Programa Agrobiodiversidad Indígena y Campesina en Centroamérica (PAICC), financiado por el Ministerio de cooperación Alemana a través del banco KFW, se cuenta con una planta que cumple con los más estrictos parámetros de calidad e inocuidad en el procesamiento de alimentos;  creando la posibilidad real de impulsar nuevos modelos de negocio que generen una mayor rentabilidad y por ende mejorar las condiciones de vida de 80 familias productoras de miel de abeja en el Departamento de Chalatenango.

Con las inversiones realizadas se evidencia un antes y un después en ACOPIDECHA, dando un paso importante, de vender miel a granel a vender miel envasada; además de fortalecer el encadenamiento productivo y la reforestación con plantas melíferas, generando condiciones para cumplir con los estándares de exportación internacional.

Ahora sí se puede afirmar que ACOPIDECHA, ha avanzado en convertirse en una de las mejores organizaciones productoras y procesadoras de miel de abeja, los recursos han sido utilizados basándose en las necesidades reales de la organización y en el cumplimiento de metas propias de la organización, acorde a la visión de los asociados y necesidades de los productores de miel de abeja, por lo que hoy puede verse reflejada esas inversiones justamente en lo que la organización necesita, brindando la oportunidad de enfrentar de mejor manera la situación actual que se vive por el COVID-19.

Hablar de miel de abeja es hablar de uno de los mejores alimentos producidos por la naturaleza, con un alto valor nutricional, capaz de ser un magnífico aliado en la alimentación diaria, pues aparte de nutrir, proporciona energía y es usado desde tiempo remotos como coadyuvante en el combate de enfermedades comunes.

Productores de miel de abeja en Chalatenango, El Salvador cuentan con una gran ventaja para hacer frente a la crisis generada por el COVID-19
Conservando la agrobiodiversidad mediante la ampliación de sistemas agroforestales y la producción de miel de abeja

Conservando la agrobiodiversidad mediante la ampliación de sistemas agroforestales y la producción de miel de abeja

La Cooperativa de Productores de Frutas Tradicionales Bromelias Sociedad LTD, se fundó en el año 2000 para apoyar a sus miembros con la siembra de árboles de limón, naranja, piña, guanábana y productos maderable y no maderable. La sede de la cooperativa se localiza en la comunidad de Saint Margaret, en la carretera Humming Bird en el Distrito del Cayo, Belize. La comunidad de Saint Margaret bordea el Parque Nacional 5 Blues Lake con un área de 4 hectáreas el cual está localizado dentro del corredor biológico mesoamericano

Gracias al Ministerio de Cooperación Alemana a través del Banco KFW, mediante el programa de Agrobiodiversidad Indígena y Campesina en Centroamérica (PAICC) ejecutado por ACICAFOC, se ha contribuido a la generación de alternativas de producción desde la perspectiva agro-diversa mediante el establecimiento de sistemas agroforestales para recuperar áreas afectadas por las prácticas de corta y quema (slash and burn).  Se ha introducido 4,524 plantas de cacao y 340 árboles de 10 diferentes variedades en 8 hectáreas de terreno bajo sistemas agroforestales. En términos de producción se han introducido 105 colmenares que se encuentran en producción y se ha equipado la cooperativa con el equipo necesario para el buen manejo de las colmenas.

Una de las actividades consideradas en el subproyecto: Apicultura y Sistemas agro-diversos en las Bromelias, es la de proveer de capacitación a los miembros de la cooperativa en el manejo de colmenas. Con la llegada de la pandemia causada por el COVID-19, se ha replanteado esta actividad, para que la lucha contra la pandemia no comprometa la seguridad alimentaria de las familias beneficias en este proyecto, por eso se está realizando la plantación de maíz amarillo, maíz blanco, maíz dulce, plátano, pepino, chile dulce, succini, repollo, yame, cilantro, sandia, jengibre blanco y la producción de abono orgánico, facilitando a estas familias el acceso a alimentos frescos y nutritivos.

Diversificación De Parcelas Y Fortalecimiento Técnico Del Saber Agrícola En Los Pueblos Indígenas

La empresa Hemenigui Nibureitiña en su traducción “Esperanza de la Juventud” es una organización de jóvenes Garífunas, el 47% de sus socias son mujeres madres cuya edad oscila entre 14 a 30 años, y su único medio de vida es la agricultura de subsistencia, el 53% son varones con el mismo rango de edad, residentes en 9 comunidades del municipio de Iriona y Juan Francisco Bulnes,(cubriendo dos provincias Colon y Gracias a Dios), provincias con la mayor representatividad de Garífunas en Honduras. Por ende, la cuna de la cultura autóctona de este grupo étnico/afrodescendientes, está ubicada en las más lejanas comunidades, en la zona norte de Honduras. Esta organización surge en el 2015 como iniciativa de respuesta a la falta de empleo juvenil en las comunidades Garífunas, también para el fortalecimiento organizacional de jóvenes que residen en la zona rural del territorio Garífuna.

Hemenigui Nibureitiña, actualmente desarrolla el Subproyecto: Iniciativa De Producción Etno-Cultural Para La Biodiversidad En Iriona, con fondos del ministerio de Cooperación Alemana a través del Banco KfW, mediante el Programa de Agrobiodiversidad Indígena y Campesina en Centroamérica (PAICC), ejecutado por ACICAFOC. Este subproyecto se centraliza en el establecimiento de un vivero agroforestal para la siembra de parcelas diversificadas, la construcción de un centro para la elaboración y almacenamiento de abonos orgánicos y biofermentos que garanticen la nutrición de las plantaciones y paralelo a ello un programa de capacitación mediante un Diplomado de Producción de Cacao bajo Sistema Agroforestal además de la cría de gallinas caseras; todo lo anterior para dar sostenibilidad a la actividad agrícola que emprenden los socios con este subproyecto.

Se cuenta con 20 parcelas de cacao agrobiodiversas, distribuidas en 9 comunidades Garífunas, en las parcelas establecidas se encuentran al menos 11 diferentes variedades entre árboles frutales, maderables, cultivos anuales como son la yuca, ñame, camote, plátano, vale manifestar que se capacito a 30 jóvenes con un diplomado en Producción de Cacao bajo Sistema Agroforestal para garantizar que los socios puedan darle la asistencia técnica necesaria a sus cultivos. Se cuenta con un vivero agroforestal con capacidad para más de 25mil plántulas con sistema de riego, una fábrica de abono con capacidad para generar alrededor de 100 quintales/mensuales, además un galpón de aves hecho con material local para la cría de 100 aves.

Gracias al financiamiento proveniente del Ministerio de Cooperación Alemana a través del Banco KFW, esta organización de jóvenes que estaba en el olvido ha logrado un acuerdo de Cooperación con el Centro Universitario Regional del Litoral Atlántico UNAH/CURLA a través de su Programa de vinculación-comunidad, cuyos beneficios son:

  • Asesoría técnica especializada gratuita en áreas de manejo agroforestal
  • Donación de variedades
  • Adquisición de especies y servicios profesionales a precio justo
  • Análisis físico y químico de suelo
  • Procesos de formación en área de administración
  • Manejo de microcuencas y estructuras de reservorio de aguas comunitarias (sistemas de aguas potables)
  • Fortalecimiento organizacional, capacitación a la junta directiva manejo de conflictos y protocolos, leyes vigentes en el país para manejar asuntos legales de la empresa, derechos laborales, iniciativas u otras relacionadas a rubros de intervención por Hemenigui Nibureitiña, trascendiendo esta relación CURLA/Hemenigui Nibureitiña hasta  ACICAFOC, y en el futuro a las Organizaciones beneficias de Subproyectos en el país y fuera de ella.

Entre otras relaciones interinstitucionales de índole Nacional, Hemenigui Nibureitiña, se ha convertido en la organización con los requisitos legales en el municipio para gestionar y administrar proyectos, auditables gracias a la experiencia en los procesos de adquisición según normativa de KfW, y el orden al expediente del subproyecto. Reconocidos por la Organización Fraternal Negra Hondureña, OFRANEH con convenios para desarrollar las comunidades Garífunas, con aliados en la Secretaría de Agricultura y Ganadería de Honduras.

Actualmente se elabora un replanteamiento de subproyecto para producir alimentos y mitigar la hambruna post Covid-19 que se avecina, ya que esta pandemia está afectando  los sistemas alimentarios mundiales, perturbando las cadenas de valor agrícolas a nivel regional y presentando riesgos para la seguridad alimentaria de los hogares, por ello aplaudimos la acción de la Cooperación Alemana a través del Banco KfW, por el replanteamiento de las líneas presupuestarias de los subproyectos en ejecución, permitiendo que las Organizaciones beneficiarias y sus asociados puedan tener respuesta a la crisis y reducir su impacto en las personas más vulnerables, en este caso los Jóvenes Garífunas. En respuesta a lo anterior se trabaja actualmente en la planificación para el establecimiento de parcelas agrobiodiversas que incluye, arroz, frijol, yuca, ñame, papaya, Jamaica, chile, camote, plátano, cocos y sistema de producción de gallinas criollas para la producción y comercialización de huevos y carne en el mercado local de Iriona; así como la producción de abono orgánico de la gallinaza.

Diversificación De Parcelas Y Fortalecimiento Técnico Del Saber Agrícola En Los Pueblos Indígenas