Productores de miel de abeja en Chalatenango, El Salvador cuentan con una gran ventaja para hacer frente a la crisis generada por el COVID-19

La seguridad alimentaria es fundamental para asegurar un mejor desarrollo de la población; una alimentación suficiente, diversa y nutritiva contribuye a fortalecer el sistema inmunológico de las personas e incrementar su capacidad de enfrentar enfermedades. Con la afectación de la pandemia COVID-19 a nivel mundial, es inevitable no pensar en la seguridad alimentaria; por lo que se vuelve necesario prepararnos para enfrentar estas consecuencias, que desde ya comienzan a hacer estragos en las familias más vulnerables.

La pandemia ha frenado el desempeño de las labores productivas, debido a las medidas restrictivas impuestas por el gobierno de El Salvador, para evitar la propagación del virus, lo que ha provoca el debilitamiento del sector agropecuario. Pese a esta situación la cooperativa ACOPIDECHA, en el Municipio de Nueva Concepción, Departamento de Chalatenango,  cuenta con una gran ventaja para hacer frente a esta crisis.  La planta de procesamiento de miel de abeja, que facilita el trabajo de envasado,  lo que permite que de forma inmediata se pueda responder a las exigencias del mercado, no solamente local sino también internacional, esto gracias al subproyecto: “Encadenamiento Productivo de la Miel de Abeja para el Acceso a Nuevos Mercados Internacionales” .

Mediante la intervención  del Programa Agrobiodiversidad Indígena y Campesina en Centroamérica (PAICC), financiado por el Ministerio de cooperación Alemana a través del banco KFW, se cuenta con una planta que cumple con los más estrictos parámetros de calidad e inocuidad en el procesamiento de alimentos;  creando la posibilidad real de impulsar nuevos modelos de negocio que generen una mayor rentabilidad y por ende mejorar las condiciones de vida de 80 familias productoras de miel de abeja en el Departamento de Chalatenango.

Con las inversiones realizadas se evidencia un antes y un después en ACOPIDECHA, dando un paso importante, de vender miel a granel a vender miel envasada; además de fortalecer el encadenamiento productivo y la reforestación con plantas melíferas, generando condiciones para cumplir con los estándares de exportación internacional.

Ahora sí se puede afirmar que ACOPIDECHA, ha avanzado en convertirse en una de las mejores organizaciones productoras y procesadoras de miel de abeja, los recursos han sido utilizados basándose en las necesidades reales de la organización y en el cumplimiento de metas propias de la organización, acorde a la visión de los asociados y necesidades de los productores de miel de abeja, por lo que hoy puede verse reflejada esas inversiones justamente en lo que la organización necesita, brindando la oportunidad de enfrentar de mejor manera la situación actual que se vive por el COVID-19.

Hablar de miel de abeja es hablar de uno de los mejores alimentos producidos por la naturaleza, con un alto valor nutricional, capaz de ser un magnífico aliado en la alimentación diaria, pues aparte de nutrir, proporciona energía y es usado desde tiempo remotos como coadyuvante en el combate de enfermedades comunes.